La comida dulce y grasosa generan cambios en la conducta y actividad neuronal

comida-chatarra

El consumo regular de estos alimentos puede generar cambios en el comportamiento humano, según expertos

comida-chatarra

La adicción a la comida dulce y grasosa podría atribuirse a la ingestión regular de alimentos apetitosos que generan cambios en la conducta y en la actividad neuronal semejantes a los procesos de adicción.

Así lo revela el estudio encabezado por Carolina Escobar Briones con la Facultad de Medicina y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un comunicado, la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) detalló que dichos estudios buscan responder a la manera en que se origina ese intenso y a veces irrefrenable impulso por consumir alimentos que se consideran sabrosos, generalmente muy dulces o grasosos.

Para llevar a cabo dicho estudio, los investigadores han dado a grupos de ratas un alimento apetitoso que consiste en un trozo de chocolate en una ración restringida, a la misma hora y por varios días.

Como resultado de lo anterior, después de varios días, media hora antes de recibir el chocolate, los animales desarrollan una conducta inquieta en la búsqueda del alimento, “comportamiento denominado actividad anticipatoria al alimento”.

Al respecto, la integrante de la AMC detalló que no es que los animales tengan hambre, pues tienen su comida normal disponible, sino que desarrollan una conducta inquieta por consumir el pedazo de chocolate, el cual devoran rápidamente.

Escobar Briones explicó que esa actividad anticipatoria al alimento también ocurre cuando se restringen los horarios de alimento cotidiano, más allá de si es catalogado o no como sabroso.

Ello se debe a que los ritmos circadianos de conducta y de ciertas funciones de los órganos cambian sus oscilaciones y ajustan sus picos de máxima expresión alrededor de las horas de alimentación, explicó la doctora.

Sin embargo, la diferencia que existe en el caso de los alimentos grasosos o dulces, como sería en el caso del chocolate, es que cuando ese tipo de alimentos se restringen, se observa una activación poderosa pero selectiva de las áreas corticolímbicas del cerebro.

Dichas áreas están involucradas con los sistemas motivacionales y de recompensa del organismo y que generan sensaciones agradables denominadas de reforzamiento, hedónicas.

En esas estructuras, agregó, se echan a andar genes reloj que empiezan a ciclar con el ritmo que les establece la frecuencia con que les llega el chocolate.

Eso explica por qué la conducta anticipatoria es muy precisa y se repite durante muchos ciclos después de la interrupción de la entrega de chocolate, lo cual sugiere la participación de un sistema de estimación de tiempo, relacionado con procesos de dependencia y adicción.

A partir de esos estudios, Carolina Escobar y sus colegas exploran si estos procesos llevan a una adicción por el alimento apetitoso, como el que se da con el consumo de ciertas drogas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s