Los hombres y las mujeres no son iguales… corriendo

giphy

No hace falta ser ningún experto para darse cuenta de que hombres y mujeres somos distintos físicamente. Nuestra estructura ósea es diferente como también lo somos hormonalmente y psicológicamente.

Hasta ahí, todos estamos de acuerdo. Pero ¿Influye el sexo en la práctica deportiva? ¿Es igual de beneficioso el running para los chicos que para las chicas?

La realidad es que no existen grandes diferencias entre unos y otros, pero sí algunos matices que favorecen el entrenamiento en algunos casos o que lo hacen especialmente recomendable llegada cierta edad. Hemos preguntado a los expertos y estas son las diferencias entre hombres y mujeres cuando toca correr:

 

  • 1
    Los hombres son más rápidos
    Por naturaleza “están atléticamente mejor dotados”, señala Francisco García-Muro, coordinador de la sección de fisioterapia en la actividad física y deporte en el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid. Para ello juega un papel determinante la testosterona, que al ser una hormona anabolizante los capacita para desarrollar mayor musculatura. LLas mujeres tenemos menos masa muscular lo que se traduce en que nuestro ejercicio es menos eficiente. En igualdad de condiciones, el consumo de oxígeno es menor y por tanto lo es también la eficiencia energética”, explica la doctora Teresa Gaztañaga, vocal de la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE). Este hecho no es determinante en la práctica amateur ya que “una mujer pueda alcanzar fácilmente velocidad con entrenamiento”, añade García-Muro.
  • 2
    Ellos entrenan siempre igual, a ellas les influye el ciclo menstrual
    “Las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) juegan un papel fundamental en los entrenamientos”, señala la doctora Eva Ferrer, especialista en medicina deportiva y directora de la web eldeporteenfemenino.com, para la que los síntomas de la menstruación pueden ser limitantes: “Hay muchas mujeres que junto con la hemorragia sienten dolor que les impide llevar a cabo el entrenamiento con normalidad”. La pérdida de sangre conlleva una disminución en los niveles de hemoglobina que reduce el nivel de nutrientes que llegan a los músculos por lo que la fatiga puede aparecer antes de lo habitual. Para esos días recomienda hacer un entrenamiento más suave.
  • 3
    Los hombres son más competitivos
    Se ha comprobado que en carreras multiaventuras de equipos mixtos son los hombres quienes suelen liderar porque toman las decisiones de forma más rápida aunque cuando llegan los problemas o empiezan a fallar los ánimos son las mujeres las que toman el mando subiendo la moral y cuidando los lazos emocionales entre los miembros del grupo. En el día a día esto se traduce en la forma en que se plantean el entrenamiento. “Normalmente, las motivaciones principales para las mujeres suelen referirse a la imagen corporal o las relaciones sociales mientras que las de los hombres estás más relacionadas con la mejora de las capacidades físicas, el rendimiento o la competición”, señala Eva Parrado, especialista en Psicología de la Actividad Física y del Deporte, quien matiza que estas diferencias suelen desaparecer “una vez se ha alcanzado el nivel de competición”.
  • 4
    Las mujeres son más propensas a sufrir fractura de estrés
    Esto no quiere decir que vaya a ocurrir, pero sí es cierto que este problema suele darse con más frecuencia “en mujeres que sufren amenorrea (disminución de los niveles de estrógeno, que lleva a provocar el cese del periodo menstrual) durante más de dos meses que en otra mujer con el ciclo hormonal”, explican desde el Instituto de Biomecánica y Salud Vitruvio. Esta fractura se da cuando se entrena demasiado y las agresiones son muy consecutivas lo que provoca que se rompa el equilibrio destrucción-reparación.
  • 5
    Los hombres suelen tener problemas de fricción de pezones.
    “Esto pasa porque se ponen camiseta y nada más, mientras que nosotras vamos protegidas con el sujetador”, señala la doctora Teresa Gaztañaga quien puntualiza que no todos los hombres sufren el problema del mismo modo aunque en algunas ocasiones “pueden tener sangrado y dolor”. La solución está en hacer una buena elección de la camiseta: “Cuanto más ajustada esté al cuerpo, mejor. Lo que hay que evitar son las típicas prendas holgadas de algodón”.
  • 6
    Ellas tienden a sufrir “rodilla del corredor”
    La doctora Eva Ferrer asegura “las mujeres tienen una tendencia natural a hiperpronar. Esto se debe a que la pelvis femenina es más ancha, que el fémur tiene una rotación interna mayor y que las rodillas tienen tendencia a formar una X”. Esta conjunción de factores las predisponen a ciertas lesiones como el síndrome síndrome patelofemoral, conocido como rodilla de corredor”.
  • 7
    Ellos se lesionan más porque cometen más excesos
    Los corredores tienden a lesionarse más porque al ser más competitivos, suelen cometer más excesos. Aunque ellas sean más propensas a sufrir ciertas lesiones, Francisco García-Muro defiende que no ocurre así en la realidad: “No hay ningún estudio firme que avale que ellas se lesionan más, pero sí puedo decir que quienes tienen más posibilidad de lesionarse son quienes no hacen las cosas y ésos suelen ser los hombres”. El experto en fisioterapia señala que “ellas son más prudentes y se dejan aconsejar más” lo que se traduce en un riesgo mucho menor. En su contra juega que suelen practicar menos deporte de pequeñas y llegan a los 30 menos preparadas lo que “sí puede dar lugar a más lesiones si no se hacen las cosas bien”.
  • 8
    Las mujeres deben preocuparse más de la equipación
    Mary Carmen González, atleta internacional en 800 metros y creadora delespaciodecorredoras.com, resalta la necesidad de que hombres y mujeres se sientan cómodos con su vestimenta y eso, en el caso de las mujeres, implica una buena elección del sujetador. La doctora Gaztañaga apunta que esto no implica las corredoras amateur tengan que comprarse uno especial pero sí deben elegir una prenda cómoda, que sujete bien el pecho y los homóplatos, y que por tanto evite el impacto de la carrera. Una no sujeción puede provocar problemas estéticos como la caída prematura del pecho, por la ruptura de los ligamentos Cooper, u otras más graves como micronecrosis. El sujetador debe adaptarse a las características de cada mujer: los sujetadores por recogimiento son adecuados para mujeres de pecho grande y los de compresión se recomiendan en caso de menor tamaño.
  • 9
    Los hombres queman más
    “Las mujeres consumen menos calorías que los hombres durante la práctica deportiva en general, ya que su proporción de masa grasa suele ser mayor que la de los hombres, que presentan mayor masa magra”, explica la nutricionista Vanesa León, miembro de Addinma (Asociación de Dietistas Nutricionistas de Madrid). Esto implica que necesiten mayor ingesta calórica, especialmente cuando son jóvenes ya que “con el aumento de la edad hay un descenso de quema de calorías y necesidades nutricionales ocasionado por la disminución de las capacidades aeróbicas y del metabolismo basal”.
  • 10
    Las mujeres necesitan más hierro
    Especialmente durante la menstruación. “Pasa en general pero más durante esos días ya que el hierro forma parte de la hemoglobina de la sangre y al tener pérdidas es importante consumir más”, explica Vanesa León quien señala que éste juega un papel fundamental en la práctica deportiva, “ya que se encarga de llevar oxígeno a las células del organismo”. Al déficit de hierro se suma el de calcio y de zinc, que suelen afectar al rendimiento “por lo que deberían tenerse en cuenta en la dieta”, explica la también nutricionista Núria Puig.
  • 11
    A cierta edad, el running es más beneficioso para ellas
    Esto no significa que los hombres de más de 50 años no obtengan beneficios, pero son mayores en el caso de las corredoras. “A partir de esta edad puede reducir o limitar los cambios metabólicos asociados a la menopausia de un modo mucho más eficaz que algunas pastillas”, señala el doctor José Ramón González-Juanatey, presidente de laSociedad Española de Cardiología (SEC). Así disminuye el riesgo de padecer diabetes en un 30% y colesterol en un 20%. Para ello no solo sirve correr. También nadar o caminar rápido, “una media de 45 minutos a un ritmo que te cueste mantener la conversación con la persona que llevas al lado”, pueden resultar beneficiosos. Existen otros estudios que defienden que la práctica de running puede reducir los efectos de la osteoporosis aunque hay que empezar a hacerlo durante la juventud. “Así llegan a ese momento hormonal con mejor hueso que si no han sido activas”, explica Francisco García-Muro. Cuando hay un pequeño déficit puede ser positivo aumentar la actividad física de forma controlada porque eso también puede ayudar a mitigar los efectos de la osteoporosis.
  • 12
    La pisada es diferente pero el calzado no cambia
    Por mucho que las mujeres tiendan a la hiperpronación y que las marcas de running hagan estudios biomecánicos para determinar las diferentes necesidades de chicos y chicas, los expertos coinciden en defender que el sexo no es determinante para elegir las zapatillas. A nivel amateur bastará con elegir unas de pisada neutra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s